Media Naranja de San Valentín

Edición: Psicóloga Carolina Guzmán Sánchez ||Encuentrame en Doctoralia 
Modelo: Eli Luna || Fotografía: Carolina Guzmán “Alias”Carol J Angel

 

San Valentín, el amor en el aire, el romanticismo fluye, todo es de color de rosa, el ambiente se llena de flechas con coranzoncitos que nos lanza Cupido y bombones de chocolate…. qué bonito es estar enamorado en estas fechas…

¿Pero y si no lo estamos?

Otro 14 de febrero sin pareja.

¡Genial!

Otro año para celebrarlo con la persona a la que más debemos querer en el mundo: a nosotras mismas. Porque, ¿si no nos queremos nosotras bien, cómo podemos esperar que la felicidad nos la traiga un desconocido?

Quiérete. Hazte regalos. Date mimos. Escríbete notas de amor en el espejo para encontrarlas al levantarte cada mañana. Recuérdate lo guapa que estás a diario. Levanta tu autoestima. Dedícate tiempo para cuidarte. Y date caprichos.

Cada mujer, cuando nace, es una mujer completa, perfecta en todo su ser. Tenemos una cabeza que amueblar y llenar de pájaros, dos brazos con los que acoger en un abrazo cálido, un torso en el que sentir latidos, dos pechos perfectos, unas caderas que nos dan forma y que dan vida, y estupendas piernas sobre las que levantarnos ante el mundo. Somos seres completos y bellos, nacemos enteras. ¿Por qué pasamos la vida buscando una media naranja que nos saque a cenar en San Valentín, un solo día al año?

Mujer, ya eres una naranja entera, jugosa, fresca y llena de vitaminas. ¿Por qué no salir a bailar hasta que el cuerpo no pueda más, a descubrir un restaurante bonito, y a ver películas de llorar en el cine? Todas tenemos una mejor amiga, una hermana, una prima, o algún amigo cercano que también están sin pareja. ¡Salgamos a celebrar que nos queremos! ¡Es la fiesta del amor!

Quizá aparezca en el camino otra fruta completa con la que hacer un rico zumo. O quizá hoy no, ¿qué importa? Si puedes aguantar hasta ver amanecer, con el maquillaje corrido de sudar bailando, con agujetas en el estómago de reír, y con hambre de comerte cada día, habrás tenido el mejor San Valentín del mundo. Porque nada es más importante que quererse y estar bien con una misma. Si somos felices con nosotras, no necesitamos que nos regalen chocolates un día al año.

Hemos tenido la suerte de nacer mujeres. Somos el sexo poderoso. Y toda la vida nos han intentado reprimir y hacer creer que no seremos felices mientras no encontremos a nuestro príncipe azul, que vendrá a salvarnos de nuestro martirio a lomos de su hermoso corcel. Por eso San Valentín sin pareja se vuelve una fecha triste en el calendario. No nos enseñan a tomar las riendas de nuestra vida, a tener el poder sobre ella, sino que crecemos viendo cómo las princesas de los cuentos son desdichadas hasta que encuentran a su amor verdadero.

¿Qué tal si, mientras nuestro amor verdadero se piensa si llega o no, nos lo vamos pasando bien? Creo que deberíamos llenar nuestra vida de aventuras para que cuando nos vengan a rescatar tener algo que contar… O para poder decidir libremente si queremos que nos rescaten ahora, o mejor en otro momento. Igual llega el año en que estás enamorada el día de San Valentín y decides que no tienes ganas de celebrarlo porque ya lo vives a diario, y cada momento juntos es especial.

Pero el amor no se siente solamente hacia una pareja. Y mientras nuestro siguiente príncipe se piensa si llegar o no, siente el amor hacia tu persona ¡y quiérete! Siente el amor hacia tus amigas, y sal con ellas. Siente el amor hacia tus amigos y ríete mucho con ellos. Siente el amor hacia tu familia y disfruta del tiempo que pasan juntos.

No te quedes en casa esperando al príncipe para celebrar el amor con él. ¡Ni siquiera sabes cuándo va a llegar! ¡Sal a buscarlo tu!

Celebra San Valentín cada día de tu vida. Busca ese carmín rojo que no te atreves a usar por atrevido, píntate una sonrisa en la cara y cómete la vida a mordiscos, dejando marcas cuando beses, saboreando las muchas frutas que vas a encontrar en tu camino.

Si hay que celebrar el amor, vamos a querernos mucho, vamos a querernos nosotras primero, vamos a decirnos cada día los piropos que nos merecemos y a enamorarnos de nuestros cuerpos perfectos en sus imperfecciones, de nuestra simpatía cuando nos abrimos a los demás, y de nuestras locuras cuando actuamos sin pensar.

Vamos a querer a quien nos quiere. Vamos a querernos.

Y mañana, al despertar, tendremos por delante otro San Valentín que celebrar.

Por Irene Jímenez Garcia

Irene Jimenez

pausa_megusta_sanvalentin

Mujer, haz una pausa en tu camino y déjate pensar! @Mujer_Pazcana 
revistapazcana@gmail.com; #MujerPazcana #VidaConCalidad #Pazcanar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s