La paternidad: algo más que sangre y dolor

Edición Diseño y Fotografía: Carolina Guzmán Sánchez || @CarolJAngel
Redacción: Ana Pérez Sánchez  Linkedin Facebook

Cuando se habla sobre la paternidad es importante recordar  lo que uno está dispuesto hacer por ver salir adelante a sus hijos sin recrearse en las propias penas. Encuentro un discurso muy repetido el que habla sobre la entrega de las madres y su innata manera de ser buenas para sus retoños, así que es hora de que los padres sepamos que debemos tomar este hueco, ser padres con todas las de la ley es algo más que sangre y sudor.

Cuando a uno le dicen que va a ser padre, se siente mucho miedo, da igual que lleve tiempo buscándolo, el miedo es tal que paraliza todos los demás pensamientos. Luego se disipa un poco, uno se acostumbra a la idea de que su vida ya no será nunca igual, se habitúa a vivir con la inquietud y la incertidumbre. Y en efecto así es si la madre de la criatura no sobrevive a su retoño, si ser padre se convierte en ser madre también, a la vez, desde el primer minuto, sin preguntarle a uno que opina al respecto.

Mi María dio nombre a nuestra hija y también le dejo sus cejas negras y el hoyuelo de la barbilla.

Uno no puede llorar a alguien y recrearse en su pena si tiene muchas faenas, y cuidar de un hijo, con todas sus consecuencias, no es cosa aburrida ni pequeña. Así fue como salió una María de mi vida y llegó otra a ocuparla por completo, sin darme casi a penas cuenta, sin demasiada parafernalia, con tantas prisas como argumentos. Así porque sí. Por las malas, tapando agujeros enormes con pequeños remiendos. Pero solo duelen las heridas que uno se mira atentamente, el resto acaban por convertirse en un leve escozor que pica un poco de vez en cuando, algo que no merece más que un poco de saliva y dejar de rascar.

Así fueron pasando los años, con la añoranza de la pérdida, de los días pasados, entremezclada con la alegría impuesta de quien viene de nuevas con la sonrisa limpia y pura, quien nada ha hecho para merecer tristeza ni castigo. Mi pequeña María era, a todas luces, perfecta. Perfecta vista por fuera, y yo intentaba hacer lo mío para que, con el transcurrir del tiempo, así fuera igualmente por dentro. Destacaba en el colegio desde bien pequeña, era alegre y resuelta. Los profesores siempre alababan sus muchas destrezas y nunca montó una rabieta. Se fue haciendo mayor, pero no dejó de besar mi cara cada día antes de marcharse de casa, y lo mismo hacía cuando regresaba.

Criando yo a mi niña y viéndola crecer supe cuantísimo les debía a mis padres, y a mi primera María, pues de haber salido viva de su alumbramiento todo habría sido tan distinto… Yo nunca hubiese dejado la oficina para cambiar pañales y hacer biberones, habría dormido todas las noches enteras sin interrupciones, me habría ahorrado las pequeñas preocupaciones del día a día, en fin, habría sido un padre solo en la teoría. Un padre de los que da sangre y apellidos, uno como hay tantos, de esos que ser padres no les da ninguna tarea extra y muy pocos dolores de cabeza. Y por eso, en su lugar, hay tantas madres que no tienen ni tiempo ni espacio de ser otra cosa que no sea ser la cuna y el lecho de sus cachorros. Pero yo no cambio por nada mis noches en vela, ni mis dudas, ni mis miedos. Ser padre es una cosa muy grande; ser un buen padre ha sido, para mí, lo primero.

Tantos años han pasado ya desde el primero que mi pequeña María ya no merece tal adjetivo, es toda una mujer de pies a cabeza. Espero que una de esas que no sufre por amor, sabe lo que quiere y nunca se lamenta. Aunque con eso uno nunca puede estar seguro, lo que sí es cierto es que la he hecho humana y en sus posibles flaquezas hallará su grandeza. Mi pequeña María se acabará yendo, acabará por no necesitar de este viejo que tanto la necesitó a ella, pero yo seré siempre su padre, aunque María esté viejita y yo ya esté bien muerto.

***

Nuestro film recomendado de la semana es: “La vida es bella” porque un padre puede hacerlo todo posible por un hijo, hasta borrar el horror y hacerlo todo un poco mas bonito y llevadero.

ATENTAMENTE:

UN MACHO QUE SABE QUE NUESTRO MUNDO NO RESULTA COMO SE PLANEA, Y POR TANTO ESTAR PREPARADO PARA TODA AVENTURA ES BIENESTAR.

016-paternidad.jpg


Todos los derechos de publicación reservados para las comunidades abiertas del mundo
"Mujer, haz una pausa en tu camino y ¡déjate pensar!" 
Twitter: @Mujer_Pazcana Facebook: Revista Pazcana 
Contacto: revistapazcana@gmail.com 
#RevistaPazcana #MujerValiente #MujerSabiduría #FemeninoMasculino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s