La incertidumbre que atraviesa la industria textil colombiana

Boletín de Prensa No. 90 –Noviembre 7 de 2017
Por Lina Maria Cubides

Nuestro país durante los últimos 10 años ha recibido aproximadamente 30 tiendas de ropa “retails” extranjeras, una situación que no se creía posible hace algunos años, pero, ¿Qué pasa con el producto nacional?

Industria-textil-colombiana-crisis-03-revista-pazcana.jpg

Según el Ministerio colombiano de Comercio Industria y Turismo, en el 2016 las Pymes representaron más del 95% de empresas nacionales, lo que permitió que se generaran más empleos. Es así que actualmente hay varias iniciativas para incrementar el número de industrias colombianas, no solo en la capital sino en todo el país, a partir de talleres, capacitaciones y ayudas que permitan mejorar los negocios de los emprendedores.

Aunque existen varias alternativas para crear un negocio independiente, hay dos factores que han perjudicado en gran medida el sector empresarial nacional. Como primera medida es la llegada de tiendas “retails” extranjeras reconocidas en el mundo, las cuales manejan una variedad de precios que de algún modo logra afectar el desarrollo y la innovación colombiana, en segunda medida lo que sucede con la industria  textil, que según afirma Enrique Gómez, Vicepresiende de La Cámara Colombiana de Confecciones y Afines “se están derrumbando ya que la mano de obra asíatica es irrisoriamente baja, puesto que cuesta un 95% menos que la nacional, 30 dolares mensuales por 14 horas, esto hace que el precio del producto sea 45%  más bajo, lo que está causando que el sector textil nacional desaparezca, pues los importadores están desplazando el producto nacional”.

La industria colombiana afectada por la masificación de la moda

Uno de los planes favoritos por los colombianos es ir los fines de semana a un centro comercial para compartir con sus familias y si se observa detenidamente, son varios los que entran a tiendas reconocidas para encontrar en los estantes de todas estas, las mismas camisetas y busos con mensajes de “i hate mondays” o “i need coffee” y los mismos tenis blancos con plataforma, se podría decir que el 60% de las prendas que se encuentran en dichas tiendas si no son iguales, son parecidas.

Poco a poco con la llegada de almacenes “retails”; tiendas que son manejadas por empresas grandes que buscan comercializar masivamente diferentes productos, es evidente que cuentan con una gran aceptación por los colombianos, muy especialmente por parte de los jóvenes, quienes se han convertido en sus principales compradores, lo que ha desencadenado una masificación en el consumo colombiano.

Para comprender más este tema, el sociólogo de la Universidad Nacional Daniel Guerrero, afirma que los jóvenes encuentran mayor satisfacción adquiriendo productos extranjeros para: “tener una mejor influencia en sus contemporáneos, por una especie de poder simbólico que dan al consumo”, y no solo esto sino que también se han formado jóvenes “bajo la idea de poder comprarlo todo, del facilismo, las nociones de amistad, la noción del tiempo pero sobre todo los niveles de exclusión, es decir, tienen en su imaginario la tarea de ascender continuamente socialmente y ello hace que no quieran relacionarse con alguien de más baja condición sociocultural o en su defecto con personas que no tendrían las posibilidades de acceder a lo que ellos consumen … a consumos culturales”.

Ante esta perspectiva es importante entender por qué los jóvenes de nuestro país no compran productos colombianos, a lo que Daniel Guerrero  comentó: “porque nuestro país privilegia lo extranjero sobre lo nacional, porque las políticas culturales y educativas son insuficientes o a veces inexistentes en materia de producir una identidad nacional. Porque las políticas neoliberales han convertido a nuestro país en una inmensa ‘maquila’ y en un gran centro comercial donde se homogeniza todo”.

Lo que sucede hoy con la producción nacional textil

Actualmente la producción nacional textil según cifras del DANE, se ha visto bastante afectada este año pues solamente el sector de hilos y telas produjo 20 por ciento menos que el año pasado y con respecto al sector de confecciones  se presentó un descenso del 13 por ciento.

Por otro lado, la Cámara Colombiana de Confecciones y Afines (CCCyA) se encuentra bastante preocupada por las altas cifras de desempleo, como lo afirma el Vicepresidente de la Cámara, Enrique Gómez, “El sector textil de confecciones cuenta con más de 1.800.000 puestos de trabajo, pero según cifras del DANE, en el segundo trimestre de este año se reportaron perdidas de cincuenta y un mil empleos, a esto hay que sumarle los  más  de cincuenta y dos mil trabajos informales, para un total de ciento tres mil, es así que se están perdiendo aproximadamente mil cien empleos díarios”.

Así mismo hay una gran preocupación para los próximos años, pues según Gómez: “la entrada masiva de productos asiaticos, están invadiendo el mercado y obligando a los comercializadores nacionales a volverse “el importador”, esto desatará que se destruya la mano de obra nacional, el empleo y en general la industria, pues está en peligro de desaparecer”.

Ante esta difícil situación varios empresarios del sector textil han optado por promover y realizar marchas en todo el país, con el fin de generar conciencia frente al gobierno nacional y la sociedad colombiana de la importancia que tiene la industria textil en el desarrollo de la economía del país.

Nuevas propuestas que ayudan a la industria colombiana

 

Industria-textil-colombiana-crisis-01-revista-pazcana.jpg
Juliana Montaña, diseñadora de modas participante de feria BURO

Sin embargo, no todo el panorama es malo para la industria colombiana, pues son varios los jóvenes millennials emprendedores que han buscado dar a conocer sus productos hechos en Colombia como Juliana Montaña, una diseñadora de modas de La Salle College con especialización en ropa para mascotas del Fashion Institute of New York, que ha tenido la oportunidad de participar en diferentes tipos de ferias de diseño independiente en Bogotá. En su rostro se puede observar solo felicidad y entusiasmo cuando empieza a contar sus experiencias vividas en cada feria, pues en cada una de ellas es totalmente diferente el proceso de selección. Ella asegura: “algunas ferias son muy claras en los parámetros que exigen para poder participar, por ejemplo: a veces piden cierto tiempo de trayectoria en el mercado, en el caso de BURO te piden un producto o servicio cien por ciento colombiano; y en otro tipo de ferias como las de artesanos, tu producto tiene que tener intervención manual”.

feriaburo.png

Actualmente en Bogotá se ha ido estableciendo una tendencia en cuanto a la creación de ferias de diseño independiente tales como “Las puertas del cielo”, “La Madame” o “BURO”, las cuales buscan que diseñadores nuevos y con ideas creativas e innovadoras muestren sus productos en espacios totalmente diferentes que logren atraer a nuevos compradores. En estos eventos se puede encontrar de todo, zapatos, comida, ropa, accesorios, cuadros e incluso artículos para el hogar, pero lo más relevante de cada uno de estos productos es que todos, absolutamente todos, son creados por los mismos emprendedores. Son hechos 100% en Colombia.

Aunque el cambio que están realizando algunos millennials actualmente frente al consumo de productos en Colombia es un poco lento, se ha logrado dar a conocer nuevas marcas netamente colombianas, a través de espacios diferentes que como Juliana Montaña expresa “ofrecen más allá de la compra de un producto: una “experiencia” y eso es lo que, hoy en día, atrae a los clientes; un ambiente y decoración llamativa, cabinas de fotos para compartir en redes sociales, además por supuesto de ofrecer productos únicos que difícilmente encuentras en un centro comercial o en la calle”.

La industria textil en Colombia, aunque se está viendo afectada, poco a poco gracias a nuevos proyectos y a jóvenes emprendedores con ideas creativas, está recuperando su lugar en el país, para que transformemos la manera en la que consumimos y volvamos a reconocer que lo que se hace en nuestro país, puede que no lo tenga todo el mundo y que no tenga precios tan bajos, pero también se debe valorar y apreciar como las prendas que vienen de otros países.


Mayores informes:

Lina María Cubides
E-mail: lcubidesc@ucentral.edu.co

COPYRIGHT © 2017 Revista Pazcana
Diseño e implementación del sitio web por Carolina Guzmán Sánchez.

Todos los derechos de publicación reservados para las comunidades abiertas del mundo
"Mujer, haz una pausa en tu camino y ¡déjate pensar!" 
Twitter: @Mujer_Pazcana Facebook: Revista Pazcana 
Contacto: revistapazcana@gmail.com 
#RevistaPazcana #FemeninoMasculino #GeneroHumano #MujerValiente #MujerSabiduría #HombreValiente #HombreSabiduría

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s