1110 días para ajedrecistas

Continua leyendo 1/15 Cada semana encontrarás una nueva parte de la historia “1110 días para morir” Carol J Angel @CarolJAngel

 

11

Lucía guardaba en común ese misterioso anhelo. Dejar huella. Inmortalizarse, a pesar de las barreras y circunstancias de tener la espada de Damocles sobre su cabeza. No sabía por dónde empezar. Era una idea absurda, repetida, para nada ingeniosa, sin embargo se reiteraba que siendo una mujer del siglo 21, parte de la especie humana en vía de extinción, recientemente declarada clase independiente después de siglos de lucha de sometimientos, algo habría quedado por hacer. O la vida sería tan cruel que precisamente las mujeres comenzaron a tener voz y protagonismo ¿cuando no había nada más por inventar? ¿La clase masculino había inventado todo durante el desarrollo histórico de la civilización y por esto, ahora quería sentarse y ver como las mujeres comenzábamos a ser las villanas de sus juegos pre-históricos? Lucía se sintió sin esperanzas. Al final de esta rueda de juego, caía en la tentación de imaginarse que su vida, como la de muchas mujeres se limitaba a no ver más allá de la espalda de un hombre. ¿La eterna pelea entre el bien y el mal? ¿El yin y el yang? ¿Quién era el bueno y quién el malo? Lucía Siempre tan trascendental y dramática. Sus amigos se molestaban con ella ya que cualquier cosa para ella era un drama, una cuestión de vida o muerte. Pero ese día, su pensamiento, su futuro, su sensación de controlarlo y dominarlo todo perdió su sentido.

(Amiga Mia-Alejandro Sanz)

 

Nunca antes se había preguntado por su tiempo, su espacio, su recorrido. Sabía que todo estaba bajo control y que cualquier decisión, siempre corría de la mano del análisis, la investigación y la conveniencia. Pero desde ese primer día, se dio cuenta que ya nada podía ser como antes. Recurrió a su diseño de estrategias de sobrevivencia. Juaco le había enseñado algo acerca de la Teoría del Juego. La idea general es lograr un equilibrio estratégico y que depende, sólo y exclusivamente de que cada jugador se mantenga en su estrategia. Su preferido era el dilema del prisionero. Cada vez que debía valerse de una elección entre solo dos posibilidades, obteniendo la ventaja sobre el otro, barajaba una matriz de dos por dos en su cabeza, cualquier resultado no garantizaba un ganador triunfante, al final, algo había que sacrificar, el desafío era alcanzar con el mínimo esfuerzo la mayor ganancia.


Continua leyendo 1/15 Cada semana encontrarás una nueva parte de la historia “1110 días para morir”


COPYRIGHT © 2017 Revista Pazcana
Diseño e implementación del sitio web por Carolina Guzmán Sánchez.

Todos los derechos de publicación reservados para las comunidades abiertas del mundo. REVISTA PAZCANA "Me Encanta"

Twitter: @Mujer_Pazcana Facebook: Revista Pazcana 
Contacto: revistapazcana@gmail.com 
#RevistaPazcana #FemeninoMasculino #GeneroHumano #MujerValiente #MujerSabiduría #HombreValiente #HombreSabiduría

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s