1110 días para no escucharte

Continua leyendo 1/15 Cada semana encontrarás una nueva parte de la historia “1110 días para morir”

 

5

“¿Un vuelo intranquilo? Sólo aprieta un botón y allí estaremos para relajarte”, escribía Lucía en su agenda mientras sobrevolaban el aeropuerto Internacional Jorge Chávez en Perú. Allí tenía que hacer su primera parada mientras conectaba con el siguiente vuelo hacia Buenos Aires. Tan sólo llevaba la mitad del vuelo y su corazón oprimido en el pecho, comenzaba a dolerle demasiado.

Se preguntaba cada dos segundos si había tomado la mejor decisión.

Sola en un aeropuerto internacional, sin la esperanza de encontrarse con alguien conocido hacía que en su cabeza miles de pensamientos gritaran sin entenderse. Por un momento pensó en relajarse y se dirigió a un café bar y pidió un vaso de vodka. El mozo la miró un poco extrañado y sin embargo le preguntó si se sentía bien. Lucía sin mirarlo le repitió, mejor que sean dos vasos de vodka, mi compañero ya está por llegar.

 


 

6

-¿Te pasa algo Lu?

-¿Porque lo preguntas?

-Últimamente tienes unos cambios de humor que me están preocupando, y además, estás olvidando entregar los reportes completos. Está bien que has sido una de las mejores empleadas de esta revista los últimos 3 años, por no decir, que nos has salvado de muchos problemas, pero, últimamente estás muy distraída. Yo he estado apoyando tus entregas pero no puedo seguir disculpándote todo el tiempo ante la dirección de creativos.

-Lo sé Charly, lo sé. No sé qué me pasa, es cómo si sintiera que ya no soy la misma, no tengo idea que hacer con mi vida, ya tengo 31 años y sólo veo que sigo sola y estoy cansada de ello. Hago sociales, salgo a bares, voy al gimnasio, me inscribo en cursos y estupideces varias, pero nadie se interesa en mí. Alguien me invita a salir y al comienzo todo parece ir bien, saludos, hola como estás, que haces, nos reímos, quedamos a una siguiente cita, la segunda cita parece ir mejor, me halagan, me dicen lo buena tipa que soy, celebran mi intelectualidad y mi independencia, me dicen lo bonita que les parezco, y una veta aparece en mis ojos y me digo a mí misma “este tipo parece que quiere enganchar conmigo” luego me arriesgo a proponer una tercera cita, me dicen que sí, y justo cuando estoy preparándome para el encuentro, me salen con miles de excusas y todo se viene abajo ¿Algo está mal en mí?

-No Lu. Nada está mal en ti. Pero si sigues pensando de ese modo vas a perder este trabajo. Yo ya no puedo seguir cubriéndote la espalda o haces algo, pasas la hoja y te dedicas a esto tal como lo hacías antes o tendré que pedirte que te busques otro trabajo.

-¿No escuchaste nada de lo que te dije?

-Sí. Te escuche todo y lo vengo escuchando desde hace tres años. No puedes seguir esperando a que alguien te rescate. Vive la vida como viene. El amor y el compromiso están revaluados. Nadie quiere un compromiso. Tú eres la única que aún piensa que se vive del romanticismo y de los dioses del Olimpo. Insisto, esa pasión que tienes es lo que te hace tan buena para este trabajo, eres la mejor en crear los más increíbles mensajes, seduces con tus palabras escritas, desde que estás con nosotros cada tema que le propones a la revista, cada pequeña frase incrustada en la redacción de un titulo, eres única en eso. ¡Levántate y camina querido Lázaro!

-Al diablo con tus halagos, parecen veneno en barra de jabón barato. Me baño en ácido si continúas diciéndome eso. ¿No entiendes que me estoy muriendo y que no conoceré el amor de mi vida? Vivo a mil porque tengo una escopeta en mi sien que me recuerda cada día que estoy viviendo más cerca de la muerte que otros.

-Basta Lucía, basta. Si quieres que sienta pena por ti, estás mal niñita. Yo te he valido casi toda la vida y no me vengas ahora con que no entiendo lo que vives. Te he cargado en brazos y te he llenado con caricias, soy tu mejor amigo y el único que te conoce como eres, que sabe lo que sientes, lo que sueñas y lo que vives. ¡Vete a joder a otro! yo solo te decía que si no haces tu trabajo como tiene que ser, serás reemplazada pronto, ya lo he venido escuchando.

-¿Sabes qué Charly? Quiero irme a mi casa.

 

 

 


Continua leyendo 1/15 Cada semana encontrarás una nueva parte de la historia “1110 días para morir”


COPYRIGHT © 2017 Revista Pazcana
Diseño e implementación del sitio web por Carolina Guzmán Sánchez.

Todos los derechos de publicación reservados para las comunidades abiertas del mundo. REVISTA PAZCANA "Me Encanta"

Twitter: @Mujer_Pazcana Facebook: Revista Pazcana 
Contacto: revistapazcana@gmail.com 
#RevistaPazcana #FemeninoMasculino #GeneroHumano #MujerValiente #MujerSabiduría #HombreValiente #HombreSabiduría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s