Compartir fantasías en pareja

 

Edición Diseño y Fotografía: Carolina Guzmán Sánchez || @CarolJAngel
Redacción: Paola Beltrán @Pao_Pao87

 

Durante siglos se han tachado de inadecuadas, en más de una ocasión se han considerado sucias, pero ¿Qué sería de nuestra sexualidad sin las fantasías?

 

008-compartir-fantasias-en-pareja-edusexLas fantasías, son parte fundamental de una sexualidad sana.

Es bien sabido que el órgano sexual más importante es nuestro cerebro y es justo allí en dónde la imaginación creativa y los pensamientos innovadores, recrean con astucia los diferentes estímulos y sensaciones que vivimos durante el día. Así se construyen las fantasías acerca de todo lo que deseamos tener, queremos experimentar y lo más reluciente, que aspiramos a compartirlas con aquella persona que alcanza a vivir a tope nuestra sensualidad, a quien elegimos para  acompañar esos momentos de intimidad, pasión y éxtasis.

Claro, es necesario saber hasta qué punto llegamos, no en un sentido de ocultar información, sino respetando cuales son los gustos de ese/a otro/a, que seguramente en el momento en el que lleguemos a compartir nuestras fantasías –mutuamente- ya conoceremos algo de eso, y ¡ojo! respetaremos la sutileza -no solo de manera romántica- y el instinto que hacen parte del juego de la sensualidad.

Por el contrario, mas allá de todas las ideas que en algún momento, tanto nuestros padres, como una que otra institución, ya sea de carácter gubernamental o religiosa nos haya dicho que eso “sucio” que pasa por nuestra mente nunca debe escucharse en voz alta, el soltar esas ataduras y compartir aquello que nos lleva a situaciones de excitación inexplicables, es un medio para fortalecer el vínculo con nosotros mismos y con ese otro y otros.

¿Cuántas fantasías podemos permitirnos?

Existen nutridas y abundantes fantasías. Las hay para todos los gustos, de todos los colores y sabores. Desde un encuentro casual con un extraño, hasta una velada romántica en una hermosa playa en una noche iluminada por una hermosa luna llena. Los matices de las fantasías son infinitos y no permiten explorar de manera segura, algunas cosas que a veces en la vida real, nos daría temor llegar a experimentar.

Y aquí viene un punto clave, si algún día se deciden llevar a cabo, se debe evaluar de manera muy concienzuda, porque una cosa es imaginarlo y otra hacerlo. Pongamos un ejemplo, si tengo la fantasía de hacer un trío con mi pareja y otra mujer, mientras lo pienso y me inspiro un rato, ya sea para masturbarme o quizá para jugar a tener alguna conversación picante con el/la referido/a, todo va bien, pero si en algún punto planteamos que queremos buscar una mujer, invitarla a casa y tener sexo, bueno, tendríamos que evaluar, si es una relación “seria” y cual podría ser el impacto que este evento tendría, si hay confianza y uno que otro factor que permita darle un manejo donde se cumplan las tres reglas de oro:

  1. que todo lo que se haga se realice con el consentimiento de quien/es participa/n
  2. que yo lo haga porque me gusta y estoy de acuerdo
  3. y que no lleguemos a trasgredir ninguna ley.

Y es que aquí entramos a un terreno que puede ser medianamente escabroso, todos sabemos hasta donde podemos llegar a imaginarnos que queremos permitir que hagan con nosotros -con nuestro cuerpo) y que queremos que nos permitan hacer con ese otro u otros, porque no podemos mentirnos.

 

¡Conocemos los límites, tanto de lo legal, como de aquello donde ya puede rayar en perversión!

 

Mis fantasías no tan secretas

Una que otra nalgada, que te venden los ojos, jugar con comida, invitar a un tercero, entre otros ¡vaya y venga!, pero cuando ya implica situaciones de abuso o maltrato contra la voluntad del tercero, por favor ¡Haga un alto y retroceda!

Abordado el punto anterior es de vital importancia que se mencione que las fantasías permiten que se presenten comportamientos erotofilicos, es decir que posibilita la exploración de experiencias diferentes, que erotizan la sexualidad, sacándola de toda posible rutina.

Así que sin mas ¡vamos a fantasear chicas y chicos¡

 

Porque del #sexo también hay mucho por aprender

 


Mayores informes:
Revista Pazcana
CAROLINA GUZMAN
e-mail: revistapazcana@gmail.com


Mujer, haz una pausa en tu camino y déjate pensar! @Mujer_Pazcana revistapazcana@gmail.com; #MujerPazcana #VidaConCalidad #RevistaPazcana #MujerHoy #PsicologiaPositiva #PsicologiaFemenina

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s