El Código de los Angeles

Continua leyendo 1/7 de esta historia real que nos conmueve y nos lleva a pensar en el verdadero significado del amor.

Por Angélica Villalba**

El código de los ángeles: Y ella cerró los ojos, mientras su cuerpo se apagaba lentamente. Yo estaba parada ahí, a su lado, viéndola morir, sin poder hacer nada, sin aplacar su dolor.

 

Tercera Parte 

¿Qué es un diagnóstico? según la Real Academia de la Lengua, es determinar el carácter de una enfermedad mediante el examen de sus signos. Una definición que sus hijas no entendían.  Cada día, ella perdía más la movilidad, su cuerpo estaba inclinado hacia la izquierda, con cada minuto que pasaba se apoderaba de Virginia: el código 2378672.

Pero no sólo ella estaba sufriendo una metamorfosis, su familia también. Enrique,  el hombre que la acompañó desde aquel 19 de diciembre de 1964, cuando ella le dio el sí en el altar, ese mismo que siempre le perdonó sus errores porque para él la sonrisa de su princesa era lo más importante en su vida. No importaba nada más. Ese hombre volvió hacer su novio de juventud.

Llegó al hospital, caminando con la velocidad de un hombre de 70 años, pero con el romanticismo de un adolescente. Siempre trataba de lidiar con los caprichos de su Virginia. Un día, ella le dijo quiero que me cocines un ajiaco. Se lo dijo así como era ella, firme con voz de mando. Él sólo asintió con la cabeza. Al día siguiente y sin la ayuda de nadie, escogió meticulosamente cada ingrediente, cada sabor que iría en esa comida, que seguramente le ayudaría a su esposa a pararse de la cama. En silencio, combinó todos los sabores que a ella le gustaban, sirvió la sopa, con mucho cuidado y despacio, y salió presuroso para cumplirle un deseo más  a su mujer.

Cristina era tan sólo una chica díscola que aún se creía el bebé de mamá, pero en un instante, Virgina se convirtió en su hija. A pesar de su contextura muy delgada, lograba sacar fuerzas para levantar a su madre, bañarla, vestirla y hacerle bromas a pesar de que la situación no era realmente graciosa. Pero así era la hija menor, la consentida.

Dicen que en la enfermedad se conoce a la familia y es así. Saca lo mejor y lo peor de cada ser humano, para luchar contra lo desconocido. Esa tarde, Virginia no podía del dolor de cabeza, la medicación no tenía ningún efecto para los síntomas. El maldito olor a sangre que no se iba.

Ángela la tímida, la introvertida, no lo soportó más. ¿Quiénes eran ellos para no saber qué era lo que tenía su madre?, ¿luego no habían estudiado en las mejores facultades de medicina?,¿ cómo no íban a tener una respuesta?. Sin pensarlo dos veces, abrió la puerta del director de neurocirugía y con la sangre en el cuello le grito: “¿Cuándo le van hacer el maldito tac de contraste, la van a dejar morir en el pasillo, ¿para qué carajos estudió medicina si no va a cumplir con su trabajo?”

Sentía como su corazón vibraba en medio del pecho y su cuerpo temblaba cómo aquella vez que le dijo a su madre: “Es sicológico, no tienes nada”, pero esta vez estaba segura, que Virginia tenía algo más que una depresión por estrés o un derrame cerebral.

El doctor Ortiz, apenado porque odiaba los escándalos solo atinó a decir, lo vamos hacer esta tarde, por favor salga de mi oficina. Ángela no dijo nada más, tal vez porque su voz se había apagado con aquel grito, pero estaba tranquila. En pocas horas, lo sabría. (Continuará…)

 


Continua leyendo 1/7 de esta historia real que nos conmueve y nos lleva a pensar en el verdadero significado del amor.


 

 

Virginia Carrero de Villamarin.jpg


**Acerca de Angélica Villalba: Periodista. Nuestra redactora de eventos y Boletines de prensa con su emprendimiento Prensa Efectiva. Angie ha participado como productora de contenidos para televisión en diferentes canales. Canal Uno con ‘En Las Mañanas Con Uno’ es su gran orgullo. AVC Es una sensible jugadora del buen ánimo de quienes le rodean. No se rinde hasta sacarte una sonrisa del corazón. Y no para de misionar con “buscando ser libre” E-mail:  angelikvillalba@yahoo.com

 


Continua leyendo 1/7 de esta historia real que nos conmueve y nos lleva a pensar en el verdadero significado del amor.


COPYRIGHT © 2017 Revista Pazcana
Diseño e implementación del sitio web por Carolina Guzmán Sánchez.

Todos los derechos de publicación reservados para las comunidades abiertas del mundo. REVISTA PAZCANA "Me Encanta"

Twitter: @Mujer_Pazcana Facebook: Revista Pazcana 
Contacto: revistapazcana@gmail.com 
#RevistaPazcana #FemeninoMasculino #GeneroHumano #MujerValiente #MujerSabiduría #HombreValiente #HombreSabiduría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s