1110 días para la eternidad

Continua leyendo 1/15 Cada semana encontrarás una nueva parte de la historia “1110 días para morir”Carol J Angel @CarolJAngel

3

 

El sentir de un instante eterno
Que transita inofensivo
Aguardando al acecho
Mi momento de debilidad placentera

 

(Si no te hubieras ido-Marco Antonio Solís)

 

Son las 10 a.m. Ya está por llegar el taxi. Aún no sé si he tomado la decisión correcta, tal vez si me quedara unos días más o si aplazara por unos meses mi partida hacia lo desconocido pero anhelado.

¡No! No puedo detener el plan que he venido planificando cerca de un año.

Y aunque quisiera ser ese Napoleón que le decía a su amada Josefina antes de partir para combatir una nueva batalla “vísteme despacio que tengo prisa” no hay nadie más que yo en este apartamento. No debo olvidar lo que me decía mi psicólogo “Lucía el amor está contigo, a dónde tú vayas el amor está contigo porque tú eres amor” Y cada vez que él decía esto, yo soltaba una carcajada y le decía:

Mira Juaco, muy bien con lo de la charlita del amor, pero bien sabes que mi lucha no es precisamente esa sino la de encontrar tranquilidad y paz que pueda ser compartida con otro ser humano. Si la vida se hizo para estar de a dos, ¿por qué tengo que sacrificarme y amarme sólo a mí misma? Al final Juaco se remitía a decirme: ¿Lucía vienes la otra semana?

Estuve por más de un año viendo a Juaco.

Un tipo simpático y muy profesional, nuestra coquetería se basó en charlas de mis tristezas y él me alentaba a contrariarme mostrándome que la vida es un mar de virtudes y chicos lindos esperando a salir conmigo.

A veces decía que yo era muy exigente, y yo le respondía que no era exigencia, si no que realmente estaba esperando como en los cuentos de hadas al chico correcto, como decía mi amiga Hellen “hay que besar tantos sapos y ranas como se pueda hasta hallar el correcto y que lo sabría, porque su colonia no sería de marca sino todo lo contrario, su química natural”

¿Qué será de la vida de Hellen?

Desde que se fue a New York no ha enviado ni una postal. Supe que está en New York porque su mamá me llamó a preguntarme si quería enviarle algo de cumpleaños, eso fue hace como seis meses. Yo andaba en mis “días de toscana” así llamo a esos días en los que me siento como habitando los infiernos de la divina comedia o mejor aún, solo un figurín de recuerdos en monumento. Después de la llamada de su mamá no he vuelto a saber nada de ella.

De todos modos, Juaco me llamó anoche para desearme buena suerte. Por lo general, él nunca llama, a menos que estuviera tarde para una cita o por necesidad de cancelación. Siempre sentí que yo le agradaba más que como paciente y anoche cuando me llamó a desearme buena suerte, alcance a escuchar un susurro que decía “Te adoro Lucía aunque nunca lo podrás saber, te adoro y gracias”

Por un momento pensé en interrumpirle y preguntarle si me quería decir algo más, pero, por ética profesional dejé las cosas tal como se habían quedado. Un silencio aguantado tratando de ahogar un sentimiento intenso.

 


Continua leyendo 1/15 Cada semana encontrarás una nueva parte de la historia “1110 días para morir”


COPYRIGHT © 2017 Revista Pazcana
Diseño e implementación del sitio web por Carolina Guzmán Sánchez.

Todos los derechos de publicación reservados para las comunidades abiertas del mundo. REVISTA PAZCANA "Me Encanta"

Twitter: @Mujer_Pazcana Facebook: Revista Pazcana 
Contacto: revistapazcana@gmail.com 
#RevistaPazcana #FemeninoMasculino #GeneroHumano #MujerValiente #MujerSabiduría #HombreValiente #HombreSabiduría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s