Golpeando las puertas de la cárcel

Kominsky nos recrea un pasaje de la vida del gran Rubin Carter al que Bob Dylan dedicó unas palabras…